Páginas vistas en total

sábado, 28 de mayo de 2011

Sin pan; pero que no falte el circo




Inaudito pero cierto. En un planeta de cada vez más ingentes multitudes con estómagos en paro forzoso, más de mil millones de toneladas de alimentos se desechan al año, según un informe que nos reafirma en la idea de que la causa última de las desigualdades constatadas por doquier radica en la maximización de las ganancias. Regularidad de una formación económica que, “pudorosa”, evade el más exacto de los nombres, capitalismo, para denominarse a sí misma sociedad de mercado. O de consumo.

Elaborado por el Instituto Sueco de Alimentos y Biotecnología y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el documento solo asombrará a quienes, con trasnochada buena fe, hayan creído esa melopea repetitiva de que la inanición padecida por un sexto de la humanidad -más de mil millones de terrícolas- tiene que ver con la falta de comida. No en vano el relator especial de la ONU para el derecho a la alimentación, Olivier Schutter, hacía suyas ante la prensa las palabras de su antecesor en el cargo, Jean Ziegler: “Cuando un niño muere de hambre en el mundo, él o ella han sido asesinados.”


Eduardo Montes de Oca

Rebelion

No hay comentarios:

Publicar un comentario