Páginas vistas en total

lunes, 1 de junio de 2009

Como me confundieron con un trabajador de las minas y me juzgaron en la plaza del pueblo

Todo empezó cuando en Macas me regalaron un libro de turismo de la provincia Morona Santiago.
En el describía las atracciones naturales mas interesantes de todos los cantones. En el canton de Limon-Indanza situaba unas aguas termales y según el mapa mas o menos me pillaba de paso.
Decidi ir a visitarlas.
Al llegar a Indanza la mujer indígena de la tienda donde pare a comprar me pregunto si venia a trabajar. He de decir que todo el mundo cree que soy americano y la mayoría no entiende que este de turismo, sino que vendo algo o he venido a trabajar. Salgo de la "carretera" principal (camino de cabras) y me meto el un camino (aun peor) que empieza a subir por los montes. Veo petroglifos.
Un ganadero de la zona me pregunta si soy americano y si se sacar oro que el sabe donde hay. Después de tres horas cuesta arriba por esos caminos llego a al recinto de La Florida. Hablo con algunas personas y me dicen que para llegar a las aguas termales tengo que ir al siguiente pueblo Santa Rosa de Namangui. Miro el camino .....Imposible....... Decido hacer noche allí y al día siguiente ir caminando. Espero a que llegue un hombre que tiene una pequeña tienda para que me venda un refresco y de mientras ya tengo localizado dos sitios donde puedo dormir sin montar la tienda. En la casa-tienda se empieza a congregar gente ya que esta noche habrá una reunión creo que de tipo religiosa. La gente me hace muchas preguntas y no se cree que esta de turismo. En especial un hombre que al día siguiente ira a Santa Rosa con un ternero que compro. Después de unos tragos de alcohol de caña le pregunto al de la tienda y me deja dormir en una casa suya. Empieza a llover y cada vez llega mas gente. Me voy a la casa coloco la esterilla y me voy a dormir. Al día siguiente voy por el camino totalmente embarrado hasta Santa Rosa.
Dos horas de chapoteo hasta llegar.


El hombre de la noche anterior me dice que me siente allí en la plaza y que explique delante de todos el motivo de estar allí. Después de platicar una hora parece que les convencí, pero el dueño de la finca decide acompañarme, aun no se fía del todo. Otra hora caminando cuesta abajo hasta llegar. Allí increíble¡¡¡¡ el agua emerge burbugeante y a una temperatura de 35 grados.


Hago las fotos de rigor y nos hacemos un jugo de caña. Me despido pensando que si llego a ser un trabajador de la mina alli mismo me cortan el pescuezo.



Al dia siguiente los shuar secuestran a un politico y se despliegan mas de 100 policias y un helicoptero para recatarle......

No hay comentarios:

Publicar un comentario