Páginas vistas en total

martes, 21 de julio de 2009

Subiendo a Caraz

De camino a la competición ciclista con el podium y demás artilugios.


Me toco hacer de juez en la carrera de exalumos del colegio de Lucho.


En el camino coincidimos con Susan y Martijn que van en nuestra misma dirección. Ahora somos 15 ciclistas hacia Huaraz.......




La pareja de Holandeses se cruzan con un autobús.




Tras Lucho. Dentro de poco se combertiria en un punto el final de la linea. Luego seguiría las huellas de sus rodadas.





Subiendo el Cañón del Pato se hizo de noche. Aun quedaban tres horas pedaleando en la oscuridad. Ahora seguiré el circulo luminoso de mi frontal en el camino.


Saliendo de Churicara a 500 msnm y después de 11 horas y mas de 110km, llego a Caraz a 2290 msnm. Mañana iré a la farmacia a por cremita para mi trasero.
Lucho esta loco pero yo mas por seguirle.








El perro viringo es endémico de Perú. Se caracteriza por la casi ausencia de pelo y por su alta temperatura corporal. Los enfermos de huesos y articulaciones se abrazaban a el desde la época preinca hasta ahora (eso si que es abrazo....). Su imagen despelujada mas parecida a un chancho aparece en muchos dibujos en las pirámides.



Muy bien, he aquí lo que he visto hasta hoy: Cada cuerpo un bastión de “lo mío-que jamás será lo tuyo ni lo nuestro”; miedo incontrolable: miedo ciego a abrir la puerta y dejarnos ver unos a otros que estamos desnudos; procesiones incontables corriendo atrás del amor ideal, un fantasma que siempre se disuelve, siempre, al dar vuelta a la esquina; inventos infructuosos de cualquier tenor y alcance para convencerse de que la felicidad pueda ser alguna otra cosa que entregarse a los demás; reglas, dictámenes, teorías y credos inútiles (porque no le dan cabida al alma, bendita en su repulsión a los encierros; porque son el Olimpo de los necios que creen en llegar a alguna parte enviando al amor al destierro por ser indefinible); multitudes de hipócritas apedreando a los que muestran sus manos vacías; pesimistas sin ningún motivo; optimistas sin ningún motivo; lo-que-sea-istas subidos al carro de turno; la desconfianza, alimentada de saber que el otro esconde en sí fianza, alimentada de saber que el otro esconde en sí los mismos monstruos; el odio, nacido de no reconocer los monstruos en nosotros mismos... (Hasta Hoy, Pedro Aznar)

1 comentario:

  1. para la proxima vez nos compramos un tandem como el de tus colegas y me voy contigo.
    No se te olvide darle un abrazo al perro pelao

    ResponderEliminar